Cuando una marca deja de vender su producto o servicio.

La regla de oro que debe respetar cualquier marca consolidada es la consistencia; genera confianza y comodidad entre los consumidores y será de gran ayuda para crear una imagen fácilmente reconocible de tu empresa. La inconsistencia resultará en una imagen poco profesional, desarticulada e incluso, poco confiable.
La consistencia comienza mucho antes de crear una empresa. Debes crear una guía de estilo de tu marca.
Si estás planeando un rediseño de tu marca, hazlo de manera profesional. Puede resultar más caro, pero debes aprender a distinguir lo caro de lo valioso.  Debes asegurarte de que tu audiencia actual siga reconociendo a tu empresa después del rediseño. Los cambios grandes y abruptos podrían alejar incluso a los seguidores más fieles de tu marca. Cuando hablamos de imagen de marca, recuerda que más no siempre es más.

En otras palabras, utiliza el nombre y el logotipo de tu empresa de forma selectiva, especialmente, en relación con otros productos, patrocinios o eventos.
Si asocias el nombre de tu empresa con un producto, este debe reflejar y ser compatible con los valores y la voz de tu marca. Cuando realices el mensaje de tu marca, asegúrate de tener en cuenta cómo será percibido con diferentes audiencias, dentro y fuera del país. Incluso si tu empresa no funciona actualmente a nivel internacional, vale la pena estar seguro de que no estás creando por descuido un mensaje de marca ofensivo que podría impedir la expansión de tu marca en otras partes del mundo.
Lo que funciona bien en un sitio podría ser un absoluto desastre para tu empresa en otro lugar. Si tu objetivo es lanzar tu marca a nivel mundial en el futuro, lo mejor es descartar cualquier problema potencial de antemano y prepararte para localizar ese mensaje equivocado.

Mas no siempre es más

Si tienes alguna duda, comunícate con nosotros.